lunes, 11 de abril de 2016

El Alto Precio de la Mala Comunicación



Por Mary Verstraete (traducción de: La Neurona Reina)

En camino a un proyecto de consultría la semana pasada estaba en un edificio de oficinas en el centro d Minneapolis y, mientras entraba al elevador, dos hombres estaban discutiendo intensamente sobre una reunión hacia la que se dirigían. Uno dijo, “Tendremos que ser cuidadosos en la conversación con ella para que escuche lo qe tenemos que decir. Esto tiene que ser hecho de una forma apropiada… Ella tiene que escuchar en algún momento porque hay demasiado en riesgo”. Con su cabeza apoyada contra la pared del elevador, el otro tipo contestó, “Esto es un desastre”.

Una conversación interna estaba transcurriendo en mi mente… “Quisiera que supieran sobre habilidades de coaching. Podrían estar hablando de cuan efectivos van a ser en disolver la situación y experimentar un nivel mucho más alto de confianza al ir a esa reunión”.

De pronto escuché, “Las personas son estúpidas, salvo los aquí presentes,” y fui reconocida con una mirada de reojo.

Aunque una risa verbal fue compartida, mientras me bajaba del elevador no podía dejar de pensar que este no era un buen día para esos dos caballeros. Pero estaban en lo correcto de cierta manera; definir el momento adecuado puede ser todo para que una incursión sea un éxito o una pérdida de tiempo.

Mientras que reflexionaba sobre la conversación, reconocí que la situación que los hombres estaban atravesando era un síntoma crónico de pobre e inadecuada comunicación.

Vamos a darle un vistazo a los hallazgos sobre la mala comunicación:

Sabías que:

·       - Trabajadores que no están comprometidos le cuestan a los EEUU entre 450 y 550 billones pro productividad perdida (2014. Gallup State of the American Workplace Report).

·       - La mala comunicación en los hospitales de los EEUU le cuestan a la nación más de 12 billones al año (Investigadores de la Escuela de Negocios Robert H. Smith de la Universidad de Maryland).

·       - Los proyectos suelen fallar porque las empresas ponen más énfasis en los factores racionales que en el engagement psicológico de los trabajadores, y el coto para las organizaciones es enorme. Las pérdidas podrían ser de entre 5% y 15%, lo que representa la pérdida de entre 50 y 150 billones al año para los EEUU.

La mala comunicación viene en diferentes formas:

- Largos, difusos y crípticos correos que son malentendidos o erróneamente percibidos, resultando en sentimientos heridos, rencores e inacción.

- Los malos sistemas de comunicación y procesos que dejan a las personas preguntándose cuáles son los pasos correctos para resolver sus retos.

- Largas y poco productivas reuniones sin un propósito claro y sin llegar a una verdadera conclusión. Esto equivale a poca productividad  y gastos colectivos del tiempo de quienes atendieron a la reunión.

- No entendimiento del comprador o que las necesidades del cliente generen una falta de confianza.

Supervisores distraídos que no escuchan su grupo de forma genuina, resultando en alienación y baja moral.

- Falta de entendimiento entre diferentes generaciones, estilos de comunicación y preferencia, esto lleva a enunciados inapropiados.

Los resultados:

- Tiempo muerto porque la mala comunicación implica más tiempo en procesar y resolver malentendidos.

- Confianza y lealtad erosionadas por falta de claridad. 

Relaciones dañadas o, aún peor, destruidas por enunciados hirientes o acusadores.

- Baja moral por comunicación insensible, inefectiva e inadecuada.

- Rotación de personal donde el coste de reemplazar a los trabajadores puede costar haste el triple del salario anual de esa persona.

Claro que estas listas podrían ser mucho más largas… pero ya son lo suficiente extensas como para graficar que:

La comunicación ineficiente le cuesta mucho dinero a las compañías en relaciones perdidas, ganancias en negocios y productividad. 


En una nota más positiva, la comunicación bien planeada trae beneficios increíbles:

·       Confianza.
·       Engagement y compromiso de los empleados.
·       Alta moral.
·       Retención del talento.
·       Lealtad.

Los trabajadores comprometidos son la fuerza vital de cualquier organización. Que mis líderes de grupo aprender habilidades de comunicación efectiva es una de las prioridades en mi línea de trabajo. Una pregunta que siempre me hago es:

¿Cómo puedo hacer una relación que dure, un negocio saludable y tener una influencia positiva sin comunicación de excelencia?

Ser intencional en la comunicación efectiva es central y clave para conseguir estos elementos. Esto me recuerda a una cita de George Bernard Shay, autor de Leadership Skills for Managers:

“El problema más grande en la comunicación es la ilusión de que se ha dado“



Mary es una consultora en temas de liderazgo que trabaja con organizaciones para establecer un sistema de sinergia, sistemas y procesos para un mayor engagement de los trabajadores, una cultura de lealtad y comunicación efectiva. Entrena a los líderes para maximizar sus competencias ligadas al liderazgo, desarrollar mayor agilidad e influenciar a través de la excelencia comunicativa.

Mary es presidenta y co-fundadora del Center for Coaching Excellence, una destacada organización que se dedica al entrenamiento de coaches competentes a través de un modelo de mentor-entrenamiento y un entrenamiento modelo de coaching que facilita la transición hacia conversaciones personales y profesionales.


martes, 29 de marzo de 2016

Lo que nos motiva



por Mark Hofmaier

(Traducción: La Neurona Reina)

¿Motivación = necesidad + deseo?

Mucho se ha escrito sobre la motivación. Una teoría, la “Teoría de la Motivación Humana” de A.H. Maslow, postula una jerarquía de necesidades; un tipo de pirámide, en la base se encuentran las necesidades humanas básicas de hambre, seguridad, calor, - comida, refugio y ropa, en términos modernos. Para poder alcanzar los niveles más altos de amor, autoestima, autorrealización, las necesidades básicas deben de ser atendidas primero. En otras palabras, no puedes aspirar a la cima hasta que las necesidades básicas de la vida sean satisfechas.

Entonces, ¿qué nos motiva? Bueno, si no tienes trabajo ni dinero, estarás motivado a conseguir un trabaja para poder tener suficiente dinero para comer, empecemos por ahí. Si no tienes pero deseas compañía, puede que estés motivado a buscas amistades fuera de un esfera inmediata de influencia, en lugares que antes no habías considerado. Si dejas un trabajo seguro para empezar una compañía propia, estarás motivado a encontrar clientes para suplir tus metas, o marketear tus productos y servicios.

Sin embargo, hay diferentes grados y tipos de motivación. Si uno está bajo amenaza de perder su trabajo, su casa o sobretodo su vida, estaremos más prestos a tomar una acción rápida para evitar estos resultados. Además, si nos despertamos una mañana con un dolor en el diente tan fuerte que no podemos pensar en nada más, nuestra motivación será evidente – ir al dentista, inmediatamente.

Veamos un tipo diferente de motivación. Digamos que tienes empleo, suficiente dinero para pagar tus cuentas, comida, etc. y tienes una pareja con quien compartes amor e intimidad – pero aún así sientes el “divino descontento” que tantos escritores han descrito con elocuencia. Tienes metas que no haz alcanzado; sueños a los que aspirabas pero que se frustran a pesar de los intentos para cumplirlos que realizaste ¿Como motivarse y cómo mantenerse motivado en esos momentos de la vida?

Estamos orientados a los resultados. Algunos dirán que se trata del viaje, no sobre llegar al objetivo pero, ¿verdaderamente qué nos motiva? Resultados significativos y observables. Estos son la “inspiración” para seguir en el camino que podemos haber empezado y hace mucho tiempo abandonado, o ni siquiera hemos intentado. Sí, necesitamos sentirnos bien sobre nosotros mismos; ese autoestima que mencionamos anteriormente ¿Y qué nos hace sentir bien? Saber que hicimos algo que no dijimos a nosotros mismos que querías lograr.

Las acciones consiguen resultados. Las acciones son lo que nos motiva a tomar más acciones. O cambiar la acción que tomamos con otra que creemos que nos ayudará a alcanzar nuestras metas de forma más efectiva. Estas no tiene que ser grande,  o que alterne nuestra vida, pues esto muchas veces nos inhibe de realizar una acción del todo. Pero pequeños, primeros pasos, que sean medibles y logrables. Aristóteles tenía razón – “somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, por tanto, es un hábito”. Si no te gustan los resultados que estás obteniendo, cambia las acciones que estás tomando.

¿Cómo hacemos esto? Empecemos con una corta lista, un listado de cosas por hacer que pueda ser logrado en un día. Ciertamente deberás tener un gran rango de metas y visión para poder lograrlas; pero date a ti mismo oportunidades para medir tus objetivos de forma diaria. Y debes de tener a alguien a quién reportarle tus avances. Asigna a un amigo cercano o un socio (no a tu pareja) con quien vayas reportándote de forma semanal para mantenerlo al tanto y que te ayude a continuar trabajando.

Sí, tienes un deseo de hacer en tu trabajo más de lo que te piden, quizás. O un deseo de hacer una gran contribución, de retribuir. O de servir. O de retarte a ti mismo más allá de lo que piensas que eres capaz de hacer. Quieres ver realizado tu propio potencial, exceder las expectativas. Estás motivado para hacer eso. Tienes ideas, sueños y ambición. Y todo esto es bueno. Así que motívate y se claro con lo que quieres lograr; toma ese pensamiento y hazlo una idea, luego una meta; escríbelo y toma por lo menos una acción cada día para lograrlo ¿Y qué nos motiva a hacer eso? ¿Miedo, hambre, un dolor de dientes? No, viene del deseo llameante que ya tienes dentro tuyo de hacer lo que ya te propusiste hacer ¿Es esta una forma más alta de motivación? Sí, créelo.


lunes, 14 de marzo de 2016

3 Razones por las que el Storytelling es la clave para todo


por Joe Boyd (traducción de: La Neurona Reina)

Cuento historias porque son la fuerza más poderosa del universo para hacer una diferencia en la vida de las personas. Las grandes verdades vienen a nosotros a través de las historias. Las historias nos forman constantemente y, independientemente de si las personas se percatan de ellos o no, la historia en la que creen que en un momento determinado tiene consecuencas monumentales.

Aquí hay tres grandes razones por las que creo que el Storytelling es tan poderoso.

1.Las historias son emocionales. Todas las personas, salvo algunos pocos psicópatas, toman decisiones en un nivel emocional. La lógica es importante, sí. Pero es fundamentalmente la emoción, apoyada por la lógica, lo que nos hace movernos o cambiar. Las historias cren emoción en nosotros como ninguna otra cosa. De hecho, sin historias no habría ninguan emoción del todo. La data no causa emoción, a menos que la conectemos a nostoros a través de una historia.

2. Las historias son comunales. Imagina tener a un completo extraño de pie frente a un cuarto con unos cuantos cientos de personas. Si comienza a recitar cifras las personas rápidamente nos vamos a aburrir. Si tratan de imponer sus creencias a nosotros nos vamos a ofender. Si piden algo de nosotros nos alejaremos. Pero si cuentan una historia –quizás de su más grande fracaso, de la primera vez que se enamoraron, del día en que enterraron a su padre– nos conectaremos. Las historias derriban barreras y crean empatía. Todas las diferencias entre nosotros se desvaneces cuando una una conexión humana auténtica ocure durante una historia. Es esa sensación de comunidad que trae a tu mente la vez en que tú fallaste, en que te enamoraste o enterraste a uno de tus padres. De pronto somos mucho más parecidos de lo que somos diferentes.

3. Las historias son imaginativas. Estamos programados para discutir sobre hechos y problemas. Desarrollamos ismos y –ologías para definirnos a nosotros mismos. Mientras que naturalmente criticamos estatutos definitivos, raramente discutimos inmediatamente una buena historia. Estamos listos para ir en un viaje con alguien. Podemos juzgarlos, pero no será en ese momento. En ese momento simplemente estamos presentes. Estar presente con alguien crea un espacio para que ocurra una conexión genuina.

Todos vamos por la vida con agendas explícitas e implícitas. No podemos evitarlos. Pero las historias nos permiten colocar nuestras agendas abajo por un momento –como un cese al fuego Navideño. Los asuntos con mayor carga política pueden ser discutidos tranquilamente en el contexto de la historia de alguien.

El Storytelling es mi trabajo. Manejo una creciente agencia creativa y una productora. Hacemos vídeos y web media, hacemos eventos y consultoría creativa. Cada día veo el poder de una historia bien hecha. También veo el peligro de una historia que acrece de emoción, congruencia o autenticidad. Algunas veces en el mundo de los negocios perdemos vista de lo más importante (Es fácil hacerlo. No puedo decir que no lo he hecho yo un par de veces). Pero lo más importante es contar una gran historia. Es la única forma de llegar a donde quieres ir.

Artículo original:
http://www.huffingtonpost.com/joe-boyd/3-reasons-storytelling-is_b_8332390.html