viernes, 11 de julio de 2014

¿Quién ganará el domingo? PREDICCIONES PSICO BIOLOGICAS

Ganar teniendo a los suyos cerca es uno de los placeres más grandes que existe para un guerrero, pero perder es también uno de los más profundos dolores, más aun si la derrota es por humillación. Somos animales evolutivamente sociales, estamos diseñados en disfrutar del reconocimiento y sufrir intensamente por el desprecio de nuestro grupo. Amamos pertenecer a una familia, sufrimos poderosamente si esta nos desampara, y es que sentirse abandonado por la familia es como ser sentenciado a la muerte, evolutivamente hablando.
Es muy probable, según los últimos sucesos, que en lo más profundo del cerebro del equipo Argentino exista un sutil miedo por ser goleado frente a su gente, que estará muy cerca, un miedo que les hará tomar medidas híper protectoras. Es muy probable que Alemania sepa lo que está pasando por el cerebro del equipo Argentino y quiera aprovecharlo al máximo. El miedo genera una hormona que en cantidades razonables es estimulante pero que cuando inunda tu cerebro se vuelve un veneno: el cortisol. Te ayuda a estar alerta, te pone en vigilia, te conecta con tus lados más fuertes, pero solo si está en tu cuerpo por poco tiempo. Un estrés crónico te hace trastabillar, oculta tus pensamientos más racionales y reaccionas solo instintivamente. El miedo aleja a los genios de su genialidad.
Un gol tempranero en el arco argentino podría crear en ellos niveles altísimos de cortisol, intentarán protegerse más, pero también con más miedo, y eso podría desencadenar en más errores. El equipo Alemán, luego de su extraordinario partido, debe sentirse muy poderoso, en su sangre sus niveles de testosterona deben estar muy altos, la testosterona es una hormona relacionada a la seguridad y al poder, pero también al riesgo, y aquí podría estar la clave. Es seguro que en el entrenamiento, en las charlas, en la táctica alemana, la consigna será, estar tranquilos, no arriesgar, no sobrepasarse. Pero una cosa es lo que tu consiente debe hacer y otra la que tus emociones ordenan. Lo racional del cerebro alemán, nunca ha sido tan perturbado al haber ganado con tanta holgura a un equipo tan poderoso como el brasileño. Esa misma emoción, puede estimularlos a hacer maravillas en el siguiente partido, pero también puede llevarlos a arriesgar tanto que ningún mensaje de su entrenador sea realmente escuchado. ¿Podrán los alemanes controlar ese nivel de emociones? ¿podrán los argentinos aprovecharlas?.
Ellos son jugadores profesionales, con miles de partidos en sus historias, pero una cosa es jugar por un equipo que te paga por hacerlo y otra muy diferente por la tierra a la que uno ama con pasión ciega. Eso también esta relacionado a nuestras emociones más primarias, por eso es que todo esto es tan posible.
Como ven, esto es solo un partido de fútbol, pero mucho de lo que a ellos les pasa, nos pasa a nosotros también, reaccionamos, nos apasionamos, nos la creemos, perdemos los papeles, y luego de la batalla nos preguntamos: ¿por qué lo hicimos? Pues más o menos, ya lo sabemos.

Blgo. Miguel Figueroa I.
https://www.facebook.com/laneuronareina
www.laneuronareina.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario