lunes, 11 de abril de 2016

El Alto Precio de la Mala Comunicación



Por Mary Verstraete (traducción de: La Neurona Reina)

En camino a un proyecto de consultría la semana pasada estaba en un edificio de oficinas en el centro d Minneapolis y, mientras entraba al elevador, dos hombres estaban discutiendo intensamente sobre una reunión hacia la que se dirigían. Uno dijo, “Tendremos que ser cuidadosos en la conversación con ella para que escuche lo qe tenemos que decir. Esto tiene que ser hecho de una forma apropiada… Ella tiene que escuchar en algún momento porque hay demasiado en riesgo”. Con su cabeza apoyada contra la pared del elevador, el otro tipo contestó, “Esto es un desastre”.

Una conversación interna estaba transcurriendo en mi mente… “Quisiera que supieran sobre habilidades de coaching. Podrían estar hablando de cuan efectivos van a ser en disolver la situación y experimentar un nivel mucho más alto de confianza al ir a esa reunión”.

De pronto escuché, “Las personas son estúpidas, salvo los aquí presentes,” y fui reconocida con una mirada de reojo.

Aunque una risa verbal fue compartida, mientras me bajaba del elevador no podía dejar de pensar que este no era un buen día para esos dos caballeros. Pero estaban en lo correcto de cierta manera; definir el momento adecuado puede ser todo para que una incursión sea un éxito o una pérdida de tiempo.

Mientras que reflexionaba sobre la conversación, reconocí que la situación que los hombres estaban atravesando era un síntoma crónico de pobre e inadecuada comunicación.

Vamos a darle un vistazo a los hallazgos sobre la mala comunicación:

Sabías que:

·       - Trabajadores que no están comprometidos le cuestan a los EEUU entre 450 y 550 billones pro productividad perdida (2014. Gallup State of the American Workplace Report).

·       - La mala comunicación en los hospitales de los EEUU le cuestan a la nación más de 12 billones al año (Investigadores de la Escuela de Negocios Robert H. Smith de la Universidad de Maryland).

·       - Los proyectos suelen fallar porque las empresas ponen más énfasis en los factores racionales que en el engagement psicológico de los trabajadores, y el coto para las organizaciones es enorme. Las pérdidas podrían ser de entre 5% y 15%, lo que representa la pérdida de entre 50 y 150 billones al año para los EEUU.

La mala comunicación viene en diferentes formas:

- Largos, difusos y crípticos correos que son malentendidos o erróneamente percibidos, resultando en sentimientos heridos, rencores e inacción.

- Los malos sistemas de comunicación y procesos que dejan a las personas preguntándose cuáles son los pasos correctos para resolver sus retos.

- Largas y poco productivas reuniones sin un propósito claro y sin llegar a una verdadera conclusión. Esto equivale a poca productividad  y gastos colectivos del tiempo de quienes atendieron a la reunión.

- No entendimiento del comprador o que las necesidades del cliente generen una falta de confianza.

Supervisores distraídos que no escuchan su grupo de forma genuina, resultando en alienación y baja moral.

- Falta de entendimiento entre diferentes generaciones, estilos de comunicación y preferencia, esto lleva a enunciados inapropiados.

Los resultados:

- Tiempo muerto porque la mala comunicación implica más tiempo en procesar y resolver malentendidos.

- Confianza y lealtad erosionadas por falta de claridad. 

Relaciones dañadas o, aún peor, destruidas por enunciados hirientes o acusadores.

- Baja moral por comunicación insensible, inefectiva e inadecuada.

- Rotación de personal donde el coste de reemplazar a los trabajadores puede costar haste el triple del salario anual de esa persona.

Claro que estas listas podrían ser mucho más largas… pero ya son lo suficiente extensas como para graficar que:

La comunicación ineficiente le cuesta mucho dinero a las compañías en relaciones perdidas, ganancias en negocios y productividad. 


En una nota más positiva, la comunicación bien planeada trae beneficios increíbles:

·       Confianza.
·       Engagement y compromiso de los empleados.
·       Alta moral.
·       Retención del talento.
·       Lealtad.

Los trabajadores comprometidos son la fuerza vital de cualquier organización. Que mis líderes de grupo aprender habilidades de comunicación efectiva es una de las prioridades en mi línea de trabajo. Una pregunta que siempre me hago es:

¿Cómo puedo hacer una relación que dure, un negocio saludable y tener una influencia positiva sin comunicación de excelencia?

Ser intencional en la comunicación efectiva es central y clave para conseguir estos elementos. Esto me recuerda a una cita de George Bernard Shay, autor de Leadership Skills for Managers:

“El problema más grande en la comunicación es la ilusión de que se ha dado“



Mary es una consultora en temas de liderazgo que trabaja con organizaciones para establecer un sistema de sinergia, sistemas y procesos para un mayor engagement de los trabajadores, una cultura de lealtad y comunicación efectiva. Entrena a los líderes para maximizar sus competencias ligadas al liderazgo, desarrollar mayor agilidad e influenciar a través de la excelencia comunicativa.

Mary es presidenta y co-fundadora del Center for Coaching Excellence, una destacada organización que se dedica al entrenamiento de coaches competentes a través de un modelo de mentor-entrenamiento y un entrenamiento modelo de coaching que facilita la transición hacia conversaciones personales y profesionales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario